Países mediterráneos y la necesidad de reformular su transporte

Una red vial deficiente y los embotellamientos en puertos marítimos, son las principales causas que dificultan el comercio internacional de los países sin litoral. Para mejorar los tiempos y costos en el transporte hay varias alternativas.

La mediterraneidad de un país es una desventaja muy marcada a veces, pero también ayuda a desarrollar estrategias para afrontar el enclaustramiento marítimo, los altos precios han azotado a naciones en todo el mundo, pero los países en desarrollo y sin litoral deben soportar una carga mucho más pesada.

Bolivia, Paraguay, Afganistán, República Centroafricanos y Burundi, entre otros países sin puerto marítimo, deben pagar costos más altos y afrontar largas esperas para recibir sus productos que importan. La exportación es igual de difícil y se traduce en un menor flujo comercial y un crecimiento más lento que sus vecinos de la costa.

La mediterraneidad es una de las principales razones para que 16 de los 31 países en desarrollo y sin litoral del mundo se encuentren entre los más pobres del planeta, según el Banco Mundial que trabajan en temas relacionados con la logística comercial.

“El costo de no tener litoral, los precios logísticos y confiabilidad de la cadena de suministro, puntualiza el hecho de que el transporte sea muy caro e ineficiente y no se debe a las condiciones de la red vial, sino también a las mejoras en infraestructura, que por sí solas no solucionarán el problema”, explica Milko Moreno logístico manager.

Otras dificultades son los retrasos en pasos fronterizos, los precios altos de los fletes, los múltiples procesos para obtener autorizaciones de despacho y la corrupción, estos hacen que los costos suban rápidamente.

“Se ha sostenido por muchos años que el mejoramiento de la infraestructura es la solución a los problemas de costos asociados a la mediterraneidad, pero sabemos que debemos trabajar mucho más con los países costeros, el problema más serio está en los puertos y en cómo lograr que la mercadería salga de ahí o ingrese”, advierte Moreno.

Desventajas geográficas

Con un trabajo en conjunto unidos para intentar reducir los obstáculos al comercio, al crecimiento y al desarrollo que enfrentan los países sin litoral menos desarrollados.

De los países depende corregir las regulaciones fronterizas y de tránsito, modernizar los procedimientos administrativos y simplificar aún más los trámites y controles. Realizando los esfuerzos de cooperación regional y subregional para impulsar sistemas de transporte y de tránsito más eficientes.

De acuerdo a las economías de los países sin litoral se ven afectadas por los altos costos del servicio de transporte y por la incertidumbre del tiempo que demorarán los productos en llegar a destino. “Los costos no surgen principalmente de las restricciones físicas y las múltiples imperfecciones de las que adolecen los sistemas de tránsito, situación que impide que emerjan servicios logísticos confiables”, explicó Moreno.

Tardanza en los puertos

Las importaciones pueden tardar hasta el doble de tiempo en salir del puerto que en viajar desde el puerto al punto de destino. En general, una carga puede tardar entre cuatro y seis semanas en llegar desde un país con litoral a uno vecino sin litoral, señaló Moreno.

La mercancía con destino a países sin litoral permanece más tiempo en el puerto que los productos con destino local y también debe pasar por múltiples sistemas de autorización de despacho en la mayoría de los corredores de transporte. “Por lo que hemos visto, la incertidumbre relativa a los puertos es sumamente alta y afecta a todo el resto del viaje”, agregó.

La mercadería destinada a Bolivia permanece en el puerto de Arica en promedio unos cinco días adicionales que los productos con destino local. Lo mismo ocurre con los productos despachados vía otros puertos.

La ineficiencia de los procesos portuarios contribuye a los retrasos y altos costos del transporte, lo que se intenta compensar con estrategias logísticas de parte de los importadores y exportadores para no resultar perjudicados que ya con los altos fletes que tienen que realizar por tierra ya es un costo adicional y les da la desventaja con el precio al consumidor final, sin tomar en cuenta los impuestos y ahora con la intención del gobierno de elevar los aranceles.

Incertidumbre

Los retrasos incrementan los costos sobre la entrega y constituyen un problema de igual gravedad que la lentitud del proceso de transporte. El desempeño logístico que se basa en información suministrada por consignadores indica que en términos de comercio la confiabilidad es tan importante como la rapidez de entrega.

La incertidumbre obliga a las empresas a acudir a medios de transporte más confiables, como el aéreo o a invertir en grandes inventarios para cubrir el abastecimiento de hasta un año.

Trabajando para ser más eficientes en la logística

Para obtener mejores costos para poder afrontar los obstáculos del proceso logístico se ha valido de una serie de estrategias para sopesar los altos cobros en los fletes, retrasos en las fronteras y demora de la llegada de productos.

Una de las soluciones es mejorar nuestras carreteras, no para un año si no cumplir las normas de construcción de vías para optimizar el transporte pesado, dar infraestructura y servicios a lo largo de estos tramos, como son las ventanillas únicas y mayores espacios aduaneros en las fronteras.

También realizar un trabajo en los distintos países para mejorar las condiciones de la entrada a otros países de productos con menores aranceles, para poder ser competitivos. “Vemos muy lejano que el gobierno apoye al productor y exportador importador boliviano, al Estado solo le interesa cobrar mayores impuestos e ir en contra de este sector pujante que mantiene cientos de familias”, acotó Moreno.

Y por último necesitamos mayor compromiso de la banca y mejores condiciones para que podamos invertir en otros países y de esa forma se empiece a desarrollar un comercio exterior serio y un verdadero crecimiento de nuestra industria.


Características de países mediterráneos

Algunos datos sobre cómo han sorteado el tema mediterráneo ciertos países como Bolivia, Paraguay, Hungría entre otros que no poseen litoral. Existen en el mundo 48 países mediterráneos, incluyendo cuatro países parcialmente reconocidos internacionalmente, aquí algunas características de estos países y su desarrollo.

  1. Todos los países mediterráneos están en Europa, África y Asia, salvo dos que son Bolivia y Paraguay que se encuentran en Sud américa, aunque Bolivia no se considere tal, debido a que una vez sí contó con costa, que todavía sigue reclamando.
  2. Los países sin litoral que mantienen armadas militares, Bolivia y Paraguay, aún sin tener costa, mantienen armadas militares. Bolivia usa el lago Titicaca para las prácticas navales, y los barcos paraguayos acceden al mar a través de los ríos Paraguay-Paraná. Las armadas de Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajistán operan en el Mar Caspio, que no está conectado con ningún otro océano. La armada de Laos se limita a navegar el río Mekong. La de Mongolia, que cuenta con ocho barcos, el Lago Ubsugui. La armada de la República Centroafricana patrulla el Río Ubangui, la de Ruanda el Lago Kivu, y la de Uganda en el Lago Victoria. Otros países tienen pequeñas flotillas en lagos y ríos, como Burundi, Etiopía, Hungría, Malaui, Malí, Moldavia, Serbia y Suiza.
  3. Tres países están completamente rodeados, dos de ellos se encuentran en Italia, San Marino y la Ciudad del Vaticano, este último incluso rodeado por una sola ciudad, Roma. El tercero es Lesotho, completamente rodeado por Sudáfrica.
  4. Dos países están doblemente bloqueados de acceso al mar y es cuando está rodeado por más de un país que tampoco tenga acceso al mar. Existen dos en esta situación Liechtenstein, rodeado por Austria y Suiza (ambos países mediterráneos), y Uzbekistán, rodeado por los también mediterráneos Afganistán, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Turkmenistán.
  5. El mayor país mediterráneo del mundo, es Kazajistán, en Asia, con una superficie de más de dos millones y medio de kilómetros cuadrados. El mayor país europeo con estas características es Bielorrusia, con 207 mil kilómetros cuadrados. El mayor de África es Chad, con más de un millón de kilómetros cuadrados y en Sudamérica es Bolivia.
  6. Países que usan puertos de otros estados, Perú concedió a Bolivia hace pocos años un corredor para usar un pequeño acceso marítimo al sur del país. Pero debido a las dificultades logísticas prefiere usar el puerto chileno de Arica, Iquique y Antofagasta, gracias a un acuerdo de aranceles con Chile. La República Checa usa una parte del puerto de Hamburgo (llamado Moldauhafen), que se le concedió a Checoslovaquia tras la Primera Guerra Mundial en el Tratado de Versalles.
  7. Países que perdieron su acceso al mar, algunos países tuvieron acceso al mar en épocas pasadas o recientes, pero lo perdieron como resultado de avatares políticos propios o de terceros. Así, la independencia de Eritrea originó la pérdida de acceso de Etiopía. Montenegro perdió su acceso al mar al abandonar su unión con Serbia. Austria y Hungría a consecuencia de los tratados de Saint-Germain-en-Laye (1919) y Trianon (1920) respectivamente. Sudán del Sur provocó el bloqueo de Sudán al independizarse recientemente.

Buscando contrarrestar la mediterraneidad

Para el economista y experto en la cadena de suministros David Alvestegui, lo primordial es resolver las deficiencias de los servicios de transportes, tanto terrestre como fluvial, para mejorar los tiempos y costos en el transporte.

Todos los países tienen desafíos, pero los mediterráneos tienen aún más barreras para su crecimiento y la necesidad de implementar programas para luchar contra la situación del enclaustramiento marítimo.

“Bolivia y otros 30 países en desarrollo sin salida al mar soportan enormes barreras al crecimiento económico derivado del comercio exterior, sufren problemas de tránsito de mercancías, falta de infraestructura, baja cooperación internacional y acceso inefectivo a los mercados”, afirmó Alvestegui.

Las barreras al comercio internacional tienen un impacto sustancial sobre el nivel de desarrollo y las tasas de crecimiento de un país. Frecuentemente, las trabas al comercio internacional se asocian a las barreras arancelarias y las tarifas de transporte. Sin embargo, se considera que el retraso es por el tiempo y los altos costos de transporte que enfrentan los países sin costa marítima.

Dentro de las soluciones para poder bajar nuestros costos, se tiene que implementar políticas diplomáticas aún más agresivas buscando respuestas efectivas y reales a la problemática del enclaustramiento, una de estas es y aunque nos cueste reconocerlo, mejorar las relaciones bilaterales y hacer prevalecer el cumplimiento del Tratado de 1904 con Chile para tener acceso a puerto soberano, que no se cumple a su cabalidad.

Reimpulsar y buscar financiamiento para la salida que nos dio a través de Ilo el Perú, con la construcción de la infraestructura necesaria para tener de este modo una opción más para el exportador.

Implementar infraestructura para facilitar el tema aduanero y la creación de ventanillas únicas donde se resuman los procesos de tramitología.

Entre otras soluciones, es efectuar políticas desde el Estado para el uso de vías fluviales como es Puerto Busch y repotenciar Puerto Quijarro, también es necesario ver nuevas alternativas carreteras, con ramales dentro los corredores que ostenta Bolivia, para llegar a puertos brasileros, peruanos, argentinos, uruguayos y canales paraguayos.

“Creo que la tarea de los logísticos en nuestro país en cuanto al potenciamiento de nuestros aeropuertos como centros logísticos para el manipuleo de carga, en especial la que necesita bastante refrigeración y altas normas de higiene y seguridad, recién empieza y los retos son atravesar las fronteras y llegar a puertos con bajos costos y tiempos mucho más cortos, de esa manera llegaremos a generar competitividad en comercio exterior”, concluyó Alvestegui.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.