Edición 03

Editorial

Potencial de desarrollo

Las personas al igual que los países, tienen sus propias potencialidades, entendiéndose como tales, las características propias que al descubrirlas y aplicarlas, se constituyen en el principal instrumento de su desarrollo; algunos las descubren oportunamente, en tanto que otros las detectan tarde o nunca, seguramente porque no las buscaron. Los panameños encontraron su potencial (con ayuda de los norteamericanos), en la estrechez de una parte de su territorio entre el Océano Pacífico y el Atlántico que al interconectarlos a través de un canal acuático, lograron convertir a Panamá en el Hub de las Américas; Suiza, un país mediterráneo como Bolivia, descubrió su potencialidad en su industria y los servicios financieros, y así, existen una serie más de ejemplos.

¿Y cuál será el potencial de desarrollo de Bolivia, el gas, los minerales, quizá la soya?; para entender mejor la terminología, debemos primeramente definir el concepto de la palabra “potencial”, entre las varias definiciones que tiene nos quedamos con esta: “es la cantidad de energía que tiene almacenada un cuerpo” y sabemos que la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. Entonces en base a este concepto, podemos buscar alguna característica propia de Bolivia. El gas no, muchos países lo tienen (independientemente de la inestabilidad de sus precios), los minerales tampoco, la soya menos al estar en idéntica situación que los dos mencionados.

¿Podría ser la logística?, por supuesto que sí, debemos desarrollarla con recursos y tecnología; al estar ubicada geográficamente en el mismo centro de Sudamérica, ostenta un lugar estratégico para servir de nexo ineludible de los países vecinos para el paso del Océano Pacífico hacia el Atlántico. En ese contexto, el Corredor Bioceánico que actualmente impulsan los Gobiernos de Perú y Brasil al norte de Bolivia y otros que podrían diseñarse, lejos de preocuparnos debiera alegrarnos por cuanto a más corredores existan, mayores serán las posibilidades de que se interconecten hacia nosotros, obviamente en la medida en que como contraparte, logremos construir corredores ferroviarios y carreteros a lo largo y ancho del país y lo más importante, dotados de todos los servicios inherentes al tránsito de personas y mercancías. Ahí está el verdadero potencial.

El Director

Edición 3