Carga proyecto, un reto superado por Puerto Jennefer

A pesar de la coyuntura política y las limitaciones económicas que hubieron en el 2019, para Jennefer fue un año muy importante, porque se consolidó en su condición de puerto internacional y zona primaria, convirtiéndose en la ventana al resto del mundo para la importación y exportación.

La designación de la concesión de la zona primaria recientemente salió en agosto y luego con la situación conflictiva del país que hizo que se limite un poco las operaciones, pero a pesar de ello fue un año bueno porque se movió una cantidad importante de carga, no lo que se tenía planificado en un inicio, pero si un valor representativo y entre ellos está la carga proyecto.

Este tipo de carga es un icono, no solamente por su valor económico, sino por la complejidad de la misma, ya que no en cualquier puerto se puede realizar. Jennefer paso previamente por una serie de evaluaciones e inversiones muy fuertes para conseguir atender esta carga, desde la ingeniería de movimientos de las plataformas especializadas y con las normas de seguridad adecuadas, para poder recepcionar y manejar este tipo de cargas. El uso de equipos adecuados para poder tener una logística de acuerdo a las necesidades y las mejores condiciones técnicas y tecnológicas, desde equipos especializados como es el caso de las grúas, donde la excelencia y capacitación del personal está al nivel de puertos internacionales.

“Jennefer puso toda su experiencia para realizar una descarga con total éxito, donde no tuvimos ningún inconveniente técnico, ni logístico, a pesar de que fue el peor momento operacional del canal el que reflejó los niveles más bajos de calado; la situación política del país, entre otros problemas coyunturales, ahí surge la respuesta a la pregunta. ¿Cómo afrontamos estas barreras?, la respuesta es, constancia, haciendo inversiones en puerto, dentro del canal con limpieza de la sedimentación, siempre cuidando el medio ambiente, con equipos, capacitaciones de todo el personal, para conseguir atender la carga en un momento tan difícil y cumplir con estándares portuarios del exterior”, admitió Rosales.

La carga está compuesta por 30 torres de los cuales están divididas en dos partes, la primera que vino desde Shanghái hasta Nueva Palmira en buques de ultramar, ahí se hizo el trasbordo a barcazas, fueron 16 torres que representa el 50% del lote aproximadamente, llegó hasta Puerto Jennefer, las barcazas que han sido debidamente adaptadas para recepcionar este tipo de carga, porque son mercancías especiales, donde los equipos, caminos y transporte se construyen y adecua la infraestructura de manera especial, con el objetivo de contener de manera óptima este tipo de mercancías.

Intervención de diversos actores en el proceso

Para que esta carga sobredimensionada llegue al país, se ha contratado a varios actores, entre ellos esta Puerto Jennefer, como puerta de entrada, Inbolpack con equipos, coordinar con todas las empresas bajo la dirección de ingeniería de Bertling, para poder hacer una operación impecable.

El operador logístico que financió y diseñó los molinos, fue Vestas, una empresa muy importante a nivel mundial; el operador logístico para América Latina que se encargó de la logística desde el trasbordo de Nueva Palmira, navegación y el arribo a Jennefer como destino final, fue la empresa alemana Bertling, la cual se ha preocupado de la logística desde el trasbordo de Nueva Palmira, navegación y el arribo a Jennefer como destino final.

Bismark Rosales, gerente de Puerto JenneferUna vez llegada la mercancía a las plataformas de puerto fueron transportadas con el máximo cuidado, con camiones especiales hacia la zona de almacenamiento. Las exigencias técnicas de esta área van desde la energía eléctrica, la capacidad portante del piso, eso significa el aguante de carga de estas plataformas y la uniformidad sin desniveles para la carga.

El gerente del terminal portuario, indica que el siguiente lote ya salió de Shanghái con destino a Zarate puerto argentino para luego hacer transbordo y dirigirse a Jennefer.  Los cambios logísticos de puertos de entrada a la hidrovía de Nueva Palmira a Zarate, no altera la llegada a Bolivia y se espera que entre el 25 y 29 de febrero, este segundo lote de carga proyecto, compromete nuevamente con todos los actores que han intervenido en la primera fase, son 16 barcazas que llegan y es una operación muy importante esperando para esta ocasión contar con algunas personas importantes que participen en esta actividad logística.

“Estamos básicamente con pruebas de fuego, donde se ve si realmente puedes hacer este tipo de carga en peso, en volumen, en ingeniería, tecnología, es muy importante y si lo haces con el cuidado que corresponde, ahora estamos preparados para hacer cualquier tipo de carga, encima con las condiciones que teníamos de bajo nivel del rio, los recursos no estaban preparados para recibir estas cargas y conseguimos entrenar al personal, esto significa que Bolivia si puede hacer operaciones de carga de gran volumen así como otros tipos de carga.

Trayectoria de Puerto Jennefer

De acuerdo a los inversionistas y gerencia de puerto Jennefer, este fue creado para brindar mayor competitividad al sector exportador que padecía dificultades en el mercado internacional a causa de la carencia logística. Es una plataforma portuaria con salida soberana a aguas internacionales por el Canal Tamengo que en la siguiente gestión tiene planteada la meta de exportar un volumen de un millón de toneladas de carga.

Bismark Rosales Rojas, Gerente General de Puerto Jennefer, explicó que, para establecer una nueva plataforma portuaria, hubo que acudir al apoyo de las Naciones Unidas, mediante el órgano de la UNCTAD (Conferencia de la Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), organización que persigue el objetivo de analizar y buscar alternativas para resolver los problemas relativos al comercio internacional de los países subdesarrollados, además de consultores españoles y suizos. Según Rosales, el contacto con estos consultores “les permitió diseñar un puerto capaz de atender la carga marítima, siendo la de mayor frecuencia los gráneles sólidos, líquidos, containers y especialmente cargas proyecto”.

Servicios portuarios

El puerto Jennefer, que se encuentra a las orillas del Canal Tamengo, es uno de los referentes portuarios a nivel internacional, por su constante vinculación con diferentes navieras y puertos, con una marcada responsabilidad con el comercio exterior del país y un constante desafío para mover carga con excelentes servicios portuarios y profesionalidad técnica y tecnológica.

El tema de Puerto Internacional es un concepto que han calificado todos los puertos del sistema portuario boliviano como Jennefer, Aguirre y Gravetal, dentro de lo que significa aduanas se han dividido en la nueva normativa con dos tipos de aduanas, una terrestre y la otra fluvial.

El 29 de abril de 2019 mediante Resolución de Directorio de la Aduana Nacional RD-01-014-19 se crea la Administración de Aduana fluvial Puerto Jennefer, siendo la primera aduana portuaria instalada en el Canal Tamengo, con el objetivo de controlar las mercancías que ingresan y salen por dicho puerto se asigna el código operativo “751” dependiente de la Gerencia Regional Santa Cruz, sin embargo fue a partir del 15 de agosto pasado que oficialmente se tuvo la autorización para proceder en su calidad de zona primaria aduanera por parte de la Aduana Nacional.

No solo para exportación sino también para realizar importaciones a través de dicho puerto, este proyecto es fruto de un trabajo arduo entre el sector privado y el sector público, que sin lugar a dudas fomenta a los operadores del comercio exterior. Según un análisis realizado por la CAINCO sobre el movimiento de carga contenerizada, el Puerto Jennefer generará mayor competitividad y hasta tendrá un alcance de ahorro del 30% en costos y tiempos en relación al puerto chileno de Arica, “esta información sin duda es muy importante ya que hasta ahora nuestra mayor debilidad en el uso de la Hidrovía fue justamente el movimiento de carga contenerizada”, admitió Rosales.

De este modo Jeenefer tiene la única aduana fluvial que existe, lo cual permite que toda la mercancía que es de importación, llegue a un puerto boliviano soberano y se realice la nacionalización si el importador así lo decide en el puerto, donde se permite salir el producto ya desconsolidándose de manera parcial o total como disponga el operador, cumpliendo con todos los impuestos, servicios en territorio boliviano y pagando un flete nacional.

Al ser la única aduana portuaria, esto significa que los otros dos puertos de la zona hasta que no tengan la zona primaria tienen que hacer sus procesos aduaneros dentro de Jeenefer. En casos especiales como del combustible o alguna carga que necesite infraestructura especializada, se libera el proceso para que se lo realice dentro de los otros puertos, el tema de fiscalización y otros procedimientos lo realiza el personal de aduana, que está instalado en Puerto Jennefer concesionario como aduana fluvial.

“Si ellos quieren nacionalizar en el puerto, tienen que hacerlo acá, excepto que hagan alguna modalidad como ser tránsitos aduaneros con destino a Santa Cruz u otras aduanas que pueden nacionalizarlo en cualquier parte del país”, señaló Rosales.

Proyecciones

Dentro de los desafíos para el 2020, tenemos proyectado aumentar la carga contenerizada, de a poco el país está retomando la confianza del mercado internacional, donde las navieras y los exportadores de otros países, ganen esa confianza de que sí cambiaria una ruta del Pacifico por el Atlántico.

Hay una gran expectativa y los desafíos son muy grandes, especialmente con cargas contenerizadas, cargas rifes, otras cargas proyectos que están muy avanzadas las negociaciones; una prueba evidente de ello son la cantidad de armadores, dueños de los navíos, que están interesados en registrarse como bandera boliviana.

“En otros tiempos ningún armador quería venir a Bolivia, porque no había carga de retorno, había muchas limitaciones y si accedían era a un flete de muy alto costo, ahora al haber competitividad con mayor manejo de mercancía, el interés es mayor y hay una mejor regulación de precio que nos favorece a todos”, admitió Rosales.

Un segundo indicador importante, es la cantidad de demanda de forwarders que vienen de países asiáticos como Dubái, Estados Unidos, entre otros, que dan señales del crecimiento y la importancia de la carga boliviana y por ende de sus puertos, buscando formalizar y protocolizar las cargas.

“Estos Forwarders mueven grandes volúmenes para asistir al mercado asiático y para ello, necesitamos que las navieras de un importante número de barcazas, por parte del puerto se necesita una cadena de servicios que creemos que el 2020 va despegar. Debemos que tener la convicción de que, sí se puede y lo demostramos de manera muy exitosa con esta carga proyecto, informándonos cómo funciona estos procesos que son parte de las cadenas de suministros, y cómo se abre la ventana hacia el comercio exterior fluvial marítimo”, puntualizó.

Coordinación

Una publicación realizada en la pagina oficial de Facebook del Gobierno Municipal Autónomo de Montero, muestra el procedimiento en Warnes de la segunda fase de traslado de elementos para las torres eólicas generadores de energía eléctrica.

En un trabajo coordinado entre la empresa Inbolpack, la Unidad Operativa de Transito Montero, el Concejo Municipal y la Dirección de Viabilidad y Transporte, este 4 de marzo pasaron por el segundo anillo los gigantes aparatos para el armado de las torres eólicas generadoras de energía eléctrica limpia en el municipio de Warnes.

Toda una logística desplegada de las unidades correspondientes, los concejales Carlos Vera, Teresita Paz y Petrona Pérez, fueron a verificar el cabal desarrollo para el paso de esta maquinaria se desarrolle con total normalidad.

Logística & Negocios Internacionales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.